La medicina regenerativa está conformada por tratamientos, técnicas o terapias que usan material biológico como células o tejidos del propio paciente, con el fin de aliviar o curar enfermedades.

Por ejemplo, con la reintroducción de determinadas células en los tejidos, se busca tratar un daño que se haya producido, buscando acciones de regeneración, reparación, protección o inmunomodulación.

Los tratamientos de medicina regenerativa suministran al paciente la mayor cantidad de células posible, aumentando así la capacidad del organismo de proteger, reemplazar o regenerar células deterioradas o enfermas.

La medicina regenerativa tiene varias ventajas como:

  • Fácil realización y mínimamente invasiva
  • Ausencia de riesgo por rechazo inmunológico, ya que se emplean tejidos de la propia persona
  • Se emplean de inmediato, en un mismo procedimiento
  • Bajo riesgo de complicaciones e infecciones, pues los tratamientos se hacen en instalaciones acondicionadas.

La medicina regenerativa está en un proceso de desarrollo y crecimiento, y probablemente la gran mayoría de enfermedades conocidas, van a poder ser tratadas de forma única o coadyuvante, con este tipo de terapias.

Artículo creado con información de Bioxcellator.com y Cresgonomic.com


[[cms:companyname]] - medicina regenerativa